Centésimo Decimotercer Elemento

El 2004, un equipo de investigadores en el centro Nishina Riken, liderado por Kosuke Morita aisló el elemento químico estable perteneciente al grupo del aluminio, más pesado y más metálico conocido. Al igual que en el caso de varios elementos artificiales superpesados, la creciente cohesión nueclear observada con el incremento del peso atómico refuerza la idea de la existencia de la isla de estabilidad de Seaborg. Hasta ahora, el isótopo más estable del elemento es capaz de existir aproximadamente veinte segundos, aunque se teorizan isótopos aún más pesados y estábles.

El equipo japonés ha finalmente recibido el reconocimiento que se disputaba con otros grupos de investigación, dándoles derecho a seleccionar un nombre. Los candidatos más mencionados son Rikenio o Japonio.

Cibernética Mental

Un concepto vacío, una burbuja de idea.
Una propuesta tan débil que no significa nada.

Un supuesto incontrastable, una hipótesis infalsable.
Una construcción de castillos de humo sobre la nada.

Todo descubrimiento: diverge.  Toda ley, ilegal.
Todos los pensamientos a priori que en algún momento se contradecirán.

Una propiedad que define, un esquema de comprensión.
Una colección funcional y cerrada de elementos operables sobre los cuales se pueda comprender la realidad.

Una emoción consistente, algo a lo que aferrarse:
Alguna configuración específica de redes y nodos que eventualmente le permitan a algún ser humano poder fundamentar su comportamiento y escapar del permanente conflicto.

Una pregunta cuya respuesta es no responder.

Deutsche Bank Vende su Quinto de Hua Xia Bank

Marcus Schenck, director financiero del banco alemán, ha señalado que para mejorar el riesgo de capital y profundizar su estrategia, venderán su propiedad del banco basado en Pekín, Hua Xia.

El valor de la millonaria transacción, al 28 de Diciembre del 2015 aún está por resolverse. Sin embargo, el codirector ejecutivo de la institucuón agregó que China continuará siendo un eje clave para el crecimiento del Deutsche Bank.

Microsoft en India

El gobierno indio ha firmado un memorando de entendimiento con Microsoft. El estado le ha solicitado a Satya Nadella, director ejecutivo de la corporación, la creación de un centro de excelencia en Vizag.

Microsoft en reiteradas ocasiones ha enfatizado su interés en dar apoyo al desarrollo y empoderar al estado indio y los emprendimientos en la nacion. El actual director ejecutivo de la compañía, nacido en Hyderabad, se reunió para tomar desayuno con el Jefe de Gobierno de la India.

Hijo de los Deseos (de Baha’Ulla)

¡Oh, hijo de los deseos!
Presta atención. La mirada mortal no reconoce la belleza eterna.
Ni el deleite, el corazón sin vida; excepto de la flor marchita.
Quien busca al igual que a sí, sólo se place de la compañía de los su tipo.

¡Oh, hijo de los deseos!
Por años los sabios lucharon sin alcanzar Su Presencia.
Pasaron la vida buscándole sin contemplar la hermosura de Su Rostro.
Pues sí sin esforzarse consigue y si sin buscar encuentra: sigue envuelto en el velo de sí mismo: sus ojos no contemplan Su Hermosura, sus manos no tocan Su Manto.
Quien pueda ver: maravíllese.

¡Oh esencia del deseo!
Más de una mañana crucé de ninguna parte a tu morada.
Entretenida con otros te encontré, en la cama de la facilidad.
Como el resplandor del espíritu, vuelvo a los dominios de la gloria.
Y en el retiro de los amos celestiales: no lo respiro.

¡Ay! ¡Ay! ¡Oh amantes de los deseos mundanos!
A pesar de la rapidez del rayo, pasan a Su Lado, pero ponen su corazón en ilusiones retorcidas.
Se inclinan ante vanas imágenes y les llaman verdad.
Vuelven sus ojos a la espina y le llaman flor.
Ni un solo soplo de pureza respiran.
Ni una sola brisa de desprendimiento brota de los prados en sus corazones.
Echaron a los vientos Su Consejo, lo desterraron de su corazón.
Como bestias, se mueven entre los pastos del deseo y la pasión.

¡Oh, hijo de los deseos!
¿Hasta cuándo te ciernes en los reinos del deseo?
Descendí alas sobre ti para que vueles a la virtud.
No a los dominios de sueños infames.
Te di cardas para que peinaras mis rizos rapaces.
No para lacerar mi garganta.

Desesperados

¡Chillan! Las verdes escamas
Crecen ramas.

Son arbustos ¡Ahogándonos!,
Enterrándonos…

¡Sangre! Selva carmesí…
Lo temí.

Recuerdo que lo oí.
Cuando el hierro profana,
Con la máquina insana.
Tuercen al bosque así.

Mal
¡Mal!
¡Gran mal!
Infernal…
La jungla letal.
Crece la furia vegetal.
Los brazos arbóreos crecen como espiral.
Los hombres, que cómo maniquíes derraman sus vísceras cual criminal.

El río se desborda.
La tierra cruje.
La gigantesca horda,
De bestias ruge.

El asfalto rajó.
Todo cayéndosenos,
Y el suelo tembló.
La ciudad yéndosenos.

Corre,
Huye.
El planeta nos destruye.

Bulle,
Torre.
El viento que nos recorre.

Cuándo se nos levante, la tierra sublevándose,
La vida indignante, y el mundo vengándose.
El cataclismo sórdido, el dolor alargándose,
Mi corazón mordido, al morir ahogándose.

Corre.

Reajustando las Exigencias

Boquiabierto, tranquilizado, observante.
Las ideas que tenías,
Eran menos ambiciosas,
Vaya, vaya…

Y ¿qué hago con esta pieza?
No pertenece aquí.
Ya no queda ron, ni cabeza,
Porque ya me lo bebí.

El flujo de conciencia,
Que se amolda a tu cabeza.
Como un submarino retapizado,
Ya no fuga las ideas.

En este bolsón arrastrado,
Encontraste tus respuestas.
Siempre tu opción fue…  ¿cansado?
Hacer preguntas honestas.

Y ¿quién lo hubiera pensado?
Al otro lado había alguien,
Transparente y muy bien intencionado.
Al otro lado del espejo.

Último cañón ¿qué disparas?
La hediondez de la pipa:
Quema tu pulmón y tu cara,
Nada su marca disipa.

Vitaminas hidratantes,
Hortalizas orgánicas.
Nicotina y glicerina,
Alcaloides, hilarantes.

La luz del galpón, amarilla,
Pasado las seis y media.
Y de su cordón la bombilla,
Parpadea cual comedia.

Estoy solo como un hombre,
Que trabaja con equipos,
Que se ríe con amigos,
Estoy solo cómo todo.