Category Archives: Imágenes Generales

Imágenes generales y perspectivas inespecíficas.

Los Días de Antes

Los días previos fueron verdes,
Fueron días silenciosos donde solo se escuchaba un rumor,
Donde solo se escuchaba un zumbido.

Los días previos fueron fríos,
Fueron días en los que la gente estaba cansada,
Fueron días durante los cuales no hubo esperanza.

Los días que precedieron tenían ese sentimiento,
Esos días eran una sola gran desilusión: y una sola revelación,
Fueron días ajenos, días prestados.

Durante los últimos días que se sucedieron con anterioridad: la humanidad había perdido la capacidad de engañarse,
La voracidad del individuo se mostraba desnuda ante el sujeto,
El que se come sus propias manos.

Antes, habían días: muy extraños, durante los cuales los ideales y las ideas, todos parecían gastados; sobreexpuestos a una radiación inmaterial,
Esos días ahora parecen nada,
Pero esos días existieron.

Quince Minutos

Quince minutos todavía no me convencen para irme temprano,
Porque hace mucho tiempo que no me sentía así.
Quince minutos son una eterna jornada en la mente de Dios.

Llegar a dormir no es llegar.
Por eso se celebra a Visnú que mantiene la vida.
Soñar no es reposar.
Por eso es necesario cantarle a Krisna.
Y llegar a tenderse no es llegar a dormir.

Hace quince minutos que me siento así,
Y hace mucho tiempo ya que me voy yendo temprano.
Porque quince minutos son una ventana al horizonte; un parpadeo, y también son un rayo.

Rejuvenecer

Rejuvenecer, una vez más,
Cómo si no se pudiera.
Tus brazos, tus piernas,
Solo toma tu aspirina.

Rejuvenecer de nuevo,
Desde que siento que peso el doble.
Los pasos de tu cadera,
Lumbago.

Rejuvenecer, empezar de nuevo.
Porque ya nada nunca más podrá ser simplemente ridículo,
Porque no logro dejar de ver las distintas alternativas,
Sólo puedo significar muy vagamente la totalidad de mis días.

Empezar a rejuvenecer una vez más cómo si se pudiera,
Volver atrás a cuando descansar era lo único que me cansaba.
Cuando el equilibrio era la autodestrucción.
Y no me importaban la temperatura ni la entropía.

Prometeo

¿Porque no encuentro salida?
¿No la había? No la había…
Intentando despejar,
Un adverbio.

Y ahora te cambiaste,
Sobre todo me negaste.
Y hoy yo ya no existo,
Soy de todo desprovisto.

Dónde quedó tu compromiso,
Tu espacio, tu fuerza,
Se fue,
Tras el otoño.

No se logra reflejar,
En los ojos de las caras.
Aquello: sin excusar:
Tan mal lo vocalizaras.

Porque todo es una idea,
Que se enmienda en el camino.
Y los más perjudicados,
Deben ser retribuidos.

Esas grandes avenidas,
Quedarán en los reflejos.
Siempre van a ser torcidas:
Pactos tan falsos: añejos.

Y ahora, vuelvo a estar solo.
Y después te compadezco.
Ya antes me había desilusionado,
De la generosidad.

¿Por qué me trajiste aquí?
Si no se abren las sendas.
Aquí fue que entendí,
El qué de todas tus leyendas.

El Indio, El Mar

Ese indio no conoce el mar.
Solo enormes campos y desiertos del altiplano, del norte.
Sus trotecitos y escapadas no han visto a las gaviotas.
Y su seco pelo nunca ha ondulado.
Ese indio fue al mar, a conocer, particularmente el mar.
Llegará tu camino ¿A la sombra o hacia el mar?
Indio, tú quieres ver el mar,
Tú quieres conocer las olas del atardecer.
Y  al galopar afirma las riendas.
Apurando el trote.
…Apura el trote indio.

Ese indio no conoce el mar.
Solo amplios valles, ríos, pasto y hiel.
Su trotecitos y escapadas no conocen de arenas.
Y su piel nunca se ha bronceado en sal.
Ese indio emprendió su marcha, definitivamente, al mar…
¿Borrarán las olas de la costa; de tu trote: las huellas en la playa?
Indio del norte: eres el mar,
Conoces las alas del atardecer.
Y  cabalgando sujetas tu sombrero.
Apurado al regreso.
¡¡Apúrate indio!!

Cibernética Mental

Un concepto vacío, una burbuja de idea.
Una propuesta tan débil que no significa nada.

Un supuesto incontrastable, una hipótesis infalsable.
Una construcción de castillos de humo sobre la nada.

Todo descubrimiento: diverge.  Toda ley, ilegal.
Todos los pensamientos a priori que en algún momento se contradecirán.

Una propiedad que define, un esquema de comprensión.
Una colección funcional y cerrada de elementos operables sobre los cuales se pueda comprender la realidad.

Una emoción consistente, algo a lo que aferrarse:
Alguna configuración específica de redes y nodos que eventualmente le permitan a algún ser humano poder fundamentar su comportamiento y escapar del permanente conflicto.

Una pregunta cuya respuesta es no responder.

Desesperados

¡Chillan! Las verdes escamas
Crecen ramas.

Son arbustos ¡Ahogándonos!,
Enterrándonos…

¡Sangre! Selva carmesí…
Lo temí.

Recuerdo que lo oí.
Cuando el hierro profana,
Con la máquina insana.
Tuercen al bosque así.

Mal
¡Mal!
¡Gran mal!
Infernal…
La jungla letal.
Crece la furia vegetal.
Los brazos arbóreos crecen como espiral.
Los hombres, que cómo maniquíes derraman sus vísceras cual criminal.

El río se desborda.
La tierra cruje.
La gigantesca horda,
De bestias ruge.

El asfalto rajó.
Todo cayéndosenos,
Y el suelo tembló.
La ciudad yéndosenos.

Corre,
Huye.
El planeta nos destruye.

Bulle,
Torre.
El viento que nos recorre.

Cuándo se nos levante, la tierra sublevándose,
La vida indignante, y el mundo vengándose.
El cataclismo sórdido, el dolor alargándose,
Mi corazón mordido, al morir ahogándose.

Corre.

Reajustando las Exigencias

Boquiabierto, tranquilizado, observante.
Las ideas que tenías,
Eran menos ambiciosas,
Vaya, vaya…

Y ¿qué hago con esta pieza?
No pertenece aquí.
Ya no queda ron, ni cabeza,
Porque ya me lo bebí.

El flujo de conciencia,
Que se amolda a tu cabeza.
Como un submarino retapizado,
Ya no fuga las ideas.

En este bolsón arrastrado,
Encontraste tus respuestas.
Siempre tu opción fue…  ¿cansado?
Hacer preguntas honestas.

Y ¿quién lo hubiera pensado?
Al otro lado había alguien,
Transparente y muy bien intencionado.
Al otro lado del espejo.

Último cañón ¿qué disparas?
La hediondez de la pipa:
Quema tu pulmón y tu cara,
Nada su marca disipa.

Vitaminas hidratantes,
Hortalizas orgánicas.
Nicotina y glicerina,
Alcaloides, hilarantes.

La luz del galpón, amarilla,
Pasado las seis y media.
Y de su cordón la bombilla,
Parpadea cual comedia.

Estoy solo como un hombre,
Que trabaja con equipos,
Que se ríe con amigos,
Estoy solo cómo todo.